domingo, 27 de marzo de 2011

Los tiempos cambian, las horas desaparecen



 El tiempo es relativo según la percepción de cada persona y la percepción de cada persona depende del momento en el que se encuentre.

 Desde el momento que nació la pequeña Gala, una Mami y un Papá, nuestras vidas dieron un giro y fruto de ese cambio nuestra percepción del tiempo cambio radicalmente, ahora, las horas desaparecen como el agua entre las rocas dejando pequeños charcos robados a una corriente que no puedes parar, esos pequeños momentos son pocos y te dicen que con el paso del tiempo se ira recuperando el caudal del río y volveremos a tener ese ansiado tiempo aunque esta vez sea compartido, ahora mismo me presento un tanto escéptico respecto a esta ultima afirmación ya que cada vez tengo menos tiempo.

 Todo esto, nace de la idea de “Papa a tiempo incompleto”. Yo pude estar los primeros tres meses en casa compartiendo las primeras andanzas y responsabilidades como padres, teníamos una cierta ventaja al estar los dos ya que los primeros cambios en nuestras vidas los pudimos asimilar juntos y limpiar algunas asperezas que se generan en todo cambio importante, pero un día llego el momento de volver a la vida real y recuperar “mis obligaciones con la sociedad” al reincorporarme a mi puesto de trabajo, aquí todo cambió, poco a poco fui perdiendo un tiempo del que antes podía disponer, cada vez mas se convierte en un no parar desde que suena el despertador hasta que no puedo mas y me voy a dormir sumando cansancio con esos despertares nocturnos que roban poco a poco horas de sueño, hasta llegar al sábado y entonces llega el findesemana para acabar lo que no se ha podido hacer entre la semana cuando las reuniones sociales te lo permiten.

 Podemos decir que las tareas del padre son principalmente educativas y/o instructivas, enseñar el mundo al pequeño manteniéndonos en la retaguardia para saltar a protegerlo cuando este en peligro mientras hace su exploración de lo que le rodea, también esta la protección familiar que nos hace poco a poco adoptar una posición mas firme respecto al entorno para controlar todo aquello que nos parezca incorrecto, a esto se suma el apoyo a las tareas de manutención del hogar lo que nos da una formula en la que no te deja mucho espacio.

 Creo que todo esto es sumamente peligroso y puede explicar la parsimonia del mundo paternal (salvando excepciones que cada vez son/somos (espero ^^) mas) ya que mientras la madre puede sentir una realización “espiritual” al cumplir con sus instintos y seguir adelante contra viento y marea (es increíble la fuerza de una madre para seguir adelante con su cachorro), el padre tiene que “tirar” de fuerza de voluntad al no estar cumpliendo sus funciones, asimilando nuevas responsabilidades sin recibir la consecuente “realización espiritual”, me imagino que esto cambiara en un futuro, solo espero no encontrarme como uno de esos “Padrezombis” que parece haber perdido la ilusión en la educación de sus pequeños y se ven arrastrados por la evolución de sus hijos yendo a desgana a todas partes.

 Solo espero que los tiempos vuelvan a cambiar y las horas aparezcan para poder compartirlas con la peque y la mami, poder salir a la montaña, a la playa, a un parque de atracciones, salidas con mas niños a una masia a contar cuentos nocturnos, hacerles juegos por el bosque… y así poder sentir esa realización personal con la educación de mi pequeña.

6 comentarios:

  1. Ke dificil cuando el tiempo pasa tan deprisa y no nos damos ni cuenta verdad ??? No estaría mal k por unos instantes se detuviera el reloj...
    Me encantó la reflexión !!!
    Saludos :D

    ResponderEliminar
  2. Mi amor, sabes que pienso igual que tu... imagina que estando todo el dia en casa resulta que las horas no me dan, parece mentira lo rapido que pasa el tiempo y lo poco que cunde. Dicen que nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, yo añoro los ratos en el sofá haciendonos mimitos, ver una peli, una cena romántica... ains, lo que pasa es que nosotros lo hemos perdido tan rapido... Pero seamos optimistas, yo creo que aunque con algunas dificultades, poco a poco iremos teniendo mas tiempo para nosotros, habrá un tiempo para dos y otro para tres, pero siempre juntos.
    Te amo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando dos se convierten en tres es tan hermoso...
    Pero de pronto a uno le parece que no ha sido en tres, sino en 23 por lo menos.
    No te creas que esa sensación es solo para los papas, nosotras a veces tambien nos desesperamos, por que al final del día te das cuenta que aquel periodico que ibas a hojear no sabes ni donde ha ido a parar, ya no me atrevo a decir leer un libro.
    De golpe todo tu tiempo, tus horas, hasta tus suspiros le pertenecen, a ese ser pequeñito y entrañable que se ha convertido en el centro de tu vida, tu tiempo y tus energias.
    Pero por suerte todo va pasando y conforme la bebe se va haciendo un poquito mas grande, y con mucha paciencia, se vuelve a recuperar la vida de pareja.
    Ademas por suerte para vosotros existen unos canguros excelentes llamados abuelos je je
    Besos Gemma

    ResponderEliminar
  4. Por cierto,nunca me acuerdo de comentarte que me encantan las fotos que pones al principio de los blogs.
    Esta de Dalí es de lo mas acertada. Gemma otra vez

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    Perdon por no comentarte apenas...justamente la falta d etiempo es la que me lo impide...
    Pero no queria dejar de mencionarte, que hace ya dias que me dieron un premio y pensé en tu blog para pasarlo:http://demimaternidadyotrosdemonios.blogspot.com/2011/03/nuevo-premio.html#comments

    a mi me hacen mucha ilusion los premios por que me parece un reconocimiento por parte de quienes me leen y es muy bonito saber uqe lo que escribo es del interes de otras personas, asi que ahí te lo dejo, para que sepas que lo tienes.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas gracias por los premios y los comentarios, ultimamente no tengo nada de tiempo, cuando tenga un ratillo paso a recogerlos ^^

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar